Las clases no son las del IE, la pantalla un tela blanca colgando de la pared, la luz dos bombillas, el papel escaso, el ruido infernal del aire acondicionado te hace forzar la voz continuamente, con cada mosquito te preguntas, ¿tendrá malaria? Los alumnos no son ejecutivos de las principales empresas… aun así la experiencia de capacitación de entidades microfinancieras llevada a cabo por Financieros sin Fronteras con el apoyo del Ministerio de Finanzas de Ghana es indescriptible.

ghana 1

Lo que más llama la atención de los alumnos ghaneses son las ganas de aprender, mejorar las condiciones económicas de su país y liderar su propio destino. Son plenamente conscientes del papel que juegan las entidades microfinancieras en el desarrollo económico de su país, así como en el futuro de las miles de familias que son sus clientes.

La responsabilidad que tienen con ellos, les hace estar ávidos de un conocimiento que de no ser por la iniciativa de capacitación les sería imposible obtener. Las ganas son muchas, las necesidades también, pero los recursos siguen siendo escasos.

ghana2

Su dedicación y entusiasmo supone un reto constante para alcanzar y superar sus expectativas y proveerles con herramientas que sirvan para mejorar sus prácticas de negocio y en última instancia la vida de sus clientes, algo a lo que te sientes desde el primer momento comprometida a contribuir.

Nos centramos en ver maneras de analizar las necesidades de los clientes para proveerles un mejor producto, con una proposición de valor superior, que se dirija a sus necesidades financieras reales y no sólo de crédito, atendiendo a sus particularidades, un negocio agrícola no es lo mismo que un comercio,… no sobre-endeudarles, hacerles entender su negocio, calcular con ellos su capacidad de repago y su precaria pero clave cuenta de pérdidas y ganancias, con el subconsciente continuamente alertándote de que una pequeña parte de la mejora económica y social de muchas familias también está en tus manos.

ghana3

Analizamos a Ms. Mary Mdlodise, un pequeño sastre, que necesita una máquina de coser adicional para hacer frente a un pedido de uniformes, Ms. Comfort Amorfa una productora de jabón que quiere expandir su oferta, un pequeño taller de reparación de coches que necesita una máquina para hinchar ruedas…

De vuelta a Madrid, sigues teniendo en la retina todas esas historias y familias, y como dijo el profesor Marco Trombetta en otro post, te preguntas ¿quién ha aprendido realmente más, ellos o yo?

Me gustaría agradecer al Departamento de Claustro Asociado del IE Business School por contribuir a esta iniciativa.

One thought on “Una semana de “executive education” en Ghana

  1. Pingback: "anonymous"

Comments are closed.